Solidaridad Internacional Feminista con las Mujeres y Pueblo de Afganistán

¡¡ No al Taliban !!    ¡¡ No al Imperialismo !!

Nosotras, las mujeres de la Marcha Mundial de las Mujeres, movimiento feminista, internacionalista y anticapitalista, nos solidarizamos y hacemos eco de nuestras voces en repudio a la situación que enfrentan los pueblos y mujeres de Afganistán.

Nos solidarizamos con nuestras hermanas afganas, cuyas vidas están aún más amenazadas hoy ante la incertidumbre y la violencia perpetradas por Estados y grupos fundamentalistas como los talibanes. Después de financiar a grupos como los talibanes para sus propios intereses ocupando territorio durante los últimos 20 años, Estados Unidos está abandonando el país sin tener en cuenta la seguridad y la vida del pueblo afgano, que ha quedado al borde de la guerra civil.

Todos los presidentes estadounidenses recientes, desde George W. Bush, que inició la ocupación de Afganistán con mentiras, hasta Biden, merecen rendir cuentas ante una Corte Internacional de Justicia por sus crímenes. La destrucción que han creado es inconmensurable, muestra que para el imperialismo los pueblos y nuestras formas de vida en nuestros territorios son prescindibles.

Sabemos que durante décadas el país ha sido escenario de numerosas guerras y luchas de poder y hoy está claro que ha sido objeto de manipulación. En 2001, justo después de los atentados en Washington, DC, en la MMM señalamos las contradicciones de las posturas de países intervencionistas como Estados Unidos en relación al discurso de “lucha contra el terrorismo”. Lo que está sucediendo hoy en Afganistán es un reflejo de esas hipocresías.

Las mujeres reiteramos que estamos en contra de todas las formas de violencia y actos terroristas que se cometen en el mundo, lo que incluye las prácticas de países como las llamadas guerras humanitarias o de baja intensidad, sus ataques a la democracia y soberanía de los pueblos, bloqueos económicos, ocupaciones colonialistas, políticas sionistas, opresiones racistas y patriarcales.

Sabemos por experiencia que las mujeres y los niños son las primeras víctimas, junto con las comunidades pobres y racializadas, de cualquier conflicto armado. Hemos experimentado las consecuencias de las intervenciones militares de las fuerzas de la OTAN y ahora la retirada irresponsable de las tropas estadounidenses demuestra que el pueblo afgano vive en una pobreza terrible.

Nunca hubo un interés real en defender la democracia y los derechos humanos, sino más bien el interés político y económico de utilizar países como Afganistán como herramientas para implementar sus intereses, financiando a grupos extremistas y fundamentalistas.

En el año 2000, acudimos a organismos internacionales para denunciar las múltiples violaciones que estos conflictos provocan en la vida de las mujeres y los pueblos, identificando a los responsables y sus verdaderos intereses. Estos intereses están muy bien articulados por el capitalismo colonialista y patriarcal que practican las corporaciones transnacionales, la industria armamentista, gobiernos corruptos y autoritarios, sectores religiosos fundamentalistas y el crimen organizado.

Nosotras, mujeres de la Marcha Mundial, denunciamos la violencia y las injusticias que enfrentan hoy las mujeres de Afganistán y el mundo debido a tales conflictos: ¡exigimos respeto por nuestros cuerpos y territorios! ¡Ya basta de cargar con los conflictos del mundo sobre nuestros hombros!

Exigimos una mayor responsabilidad de todos los gobiernos, también en el sentido de evitar cualquier intervención militar después de la crisis actual, detener todas las agresiones u ocupaciones militares en curso, garantizar el derecho de asilo y asegurar el derecho de los refugiados a regresar a su país de origen. También exigimos la prohibición de la producción y venta de armas y exigimos que los Estados establezcan políticas de desarme en la esfera de las armas clásicas, nucleares y biológicas.

Alzamos nuestra voz en este llamado a la construcción de una sociedad en defensa de la vida y la solidaridad. Basta ya de opresión y represión a las mujeres afganas, exigimos el restablecimiento de los derechos humanos mínimos para la participación y desarrollo de sus vidas junto al pueblo afgano.

                     ¡¡Seguiremos marchando hasta que todos seamos libres!!

Marcha Mundial de las Mujeres, agosto de 2021